sábado, 26 de enero de 2013

Café aromatizado con canela

Estamos ya acabando el primer mes del 2013, y con esto de las vacaciones parece que se ha pasado sin darme cuenta. Es raro, porque realmente tengo la sensación de que las Navidades quedan lejanas... Mientras escribo esto me llega un agradable aroma a café desde la cocina. Mmmm, me encanta este olor. Me gusta incluso cuando aparece en la letra de una canción. Comienza cantando Amaral "Como el olor de la hierba recién cortada", hasta llegar a un "como el olor a café y tostadas...." y sólo eso ya hace que la canción me encandile. Incluso a quien no le gusta el café es difícil que no le guste su aroma y, supongo, que lo que asociamos con él.


Pero este aroma viene cargado de algo más.... ¿qué será? Estas Navidades probé un café de la cafetera Senseo. Café Marcilla con canela. Sencillo, ¿no? Pues muy rico. A mí me gusta el café aunque suelo mezclarlo con leche, pero mi  churri es de café sólo y ese toque de canela lo apreció un montón. Eso y que el café Marcilla le priva. Y hoy, pensándolo, me he dicho que tenía que ser tan sencillo de preparar como añadirle un poquito de canela a mi clásica cafetera italiana. Et voilà!!! Dicho y hecho. 


¿Ingredientes? Café (en este caso he usado café natural Marcilla), un poquito de canela y agua. Como veis en la foto simplemente he añadido la canela encima del café. Cerrar la cafetera, ponerla al fuego y esperar a que se haga sin dejar que llegue a hervir, porque el café se quemaría y cambiaría su sabor. Una vez está listo aconsejan remover en la propia cafetera con una cucharilla antes de servir.


¿Vosotros tenéis otra forma de aromatizar el café, o habéis probado con otras especias, chocolate...? Lo cierto es que a veces sólo hace falta un poquito de imaginación y ganas para, sin apenas esfuerzo, darle un poquito de alegría a la vida.

domingo, 13 de enero de 2013

Sugerencia de platos post-excesos navideños

Primero de todo, ¡feliz año! 

Desde que volví de las vacaciones navideñas no he tenido mucho tiempo para escribir. Este año necesitaba disfrutar de las vacaciones y dejar todo lo relacionado con el trabajo apartado hasta el nuevo año. Y ahora, poco a poco, me voy poniendo con ello. 

¿Y qué he hecho además de descansar estos días? Pasar tiempo con la familia, hacer compras y comer... típicos excesos navideños!! La verdad es que no es necesario hacer excesos y no creo que lo haya hecho en demasía. El menú de Nochevieja, por ejemplo, fue muy sanote (picoteo y salmón) hasta llegar a los postres, claro. Pero bueno, un poquito de turrón tampoco es un exceso :p Y así en general. Peeeeero, al volver a la rutina apetece comer verde, y para aquellos que estos días no se han cuidado nada, comer verduritas les puede venir muy bien.

Los guisantes es un alimento que siempre me ha gustado. De hecho, de pequeña tenía fijación con los guisantes con jamón, aunque me comía lo segundo y dejaba bastante de lo primero... jeje. Así que ahora lo utilizo en muchos platos, ya que se puede combinar muy bien.

Ingredientes:
- Guisantes
- Cebolla cortada en dados
- Lomo embuchado cortado en trocitos pequeños (taquitos)
- Espinacas


Como imaginaréis, es muy sencillo. Basta con cocinar inicialmente la cebolla con un poquito de aceite (no os paséis que estamos recuperándonos de las comidas navideñas!) y sal. Cuando esté casi hecha, se añaden los guisantes (yo los eché congelados) y se cocinan un poco. Se añaden unas pocas espinacas que os hayan sobrado del día anterior o de las congeladas, y ya 1 minuto o 2 antes de apagar el fuego se añade el lomo embuchado. Le da un toque muy rico. Dejadlo reposar unos minutillos y disfrutadlo... a mí me gusta mucho e insisto, muy sanote!