miércoles, 21 de noviembre de 2012

Cruasanes o croissants salados rellenos

El otro día estaba en casa de unos amigos y la novia de uno de ellos preparó cruasanes rellenos de verduras para cenar. ¡Estaban súper ricos! Hacía tiempo que no comía algo del estilo, y menos preparado en casa, así que he estado con los cruasanes salados en la cabeza hasta que me he quitado el antojo de encima. Lo malo es que ahora me apetecen más!!

El problema es que hace cosa de una semana empecé con un programa de entrenamiento que dura 2 meses y estoy aprovechando para cuidar mi alimentación (más proteínas y menos grasas, además de tomar mucha fruta y verdura). Así que no veía el momento de ponerme con los cruasanes, hasta que llegó una muy buena amiga mía de San Diego. Ha estado 4 meses allí y al volver quedamos a comer en mi casa... así que vi la ocasión perfecta para preparar este plato, que además es muy vistoso y la ocasión lo merecía :D 

Prepararlo es muy sencillo, lo más engorroso es hacer los rellenos y veréis que no es nada del otro mundo.

Ingredientes para 8 cruasanes:
- 1 hojaldre (casero es muy laborioso, normalmente no va a compensar prepararlo... aunque podemos guardar placas en el congelador para otras veces).
- (1 huevo o agua para dar color)

Ingredientes para el relleno 1:
- 150g de queso cremoso (tipo Philadelphia)
- 1 loncha de queso (elegid el sabor que más os apetezca en cada momento, o el que tengáis en casa)
- 1 yema
- 2 lonchas de pechuga de pavo
- Pimienta negra, nuez moscada y romero (u otra especia que os guste).

Se mezclan el queso cremoso y el otro queso previamente cortado en tiritas o cuadrados pequeños. Se añade la yema y se remueve hasta que obtiene una textura suave. Una vez en el horno, el huevo le dará más cremosidad y consistencia a la masa. Se añaden las hierbitas y la pechuga de pavo cortada (yo la pasé antes por la plancha, sin aceite, pero no es necesario).

Ingredientes para el relleno 2:
- Calabacín
- Zanahoria
- Cebolla
- Tomate (sin las semillas)
- Pimienta, ajo en polvo, una pizca de sal y albahaca.
(Para las proporciones, yo puse 1 zanahora y 1 cebolla pequeña para un cuarto de calabacín y 1 cuarto de tomate. Hice 4 croissants y me sobró más de la mitad del relleno).

Se cortan el calabacín y la cebolla en daditos pequeños y se ponen a rehogar con el aceite justo para que no se peguen en la sartén. Se ralla la zanahoria y se añade. Las verduras no tienen que estar hechas del todo, en especial la zanahoria. Se le da un par de vueltas en la sartén y se echa el tomate en cubitos. Se deja aproximadamente 1 minuto más al fuego y se retira para que se enfríe.

Luego sólo queda poner montoncitos pequeños de relleno en el hojaldre y darle forma de cruasán. Es muy sencillo (otro día pongo la técnica en fotos). Se corta el hojaldre en triángulos isósceles (si la masa de hojaldre es circular sólo hya que cortar 8 porciones de "pizza", y si es rectangular, se corta en zig-zag, dando esa forma triangular). En la base del triángulo se coloca un poquito de masa, no demasiado o no podremos enrollar bien el cruasán. Después cubrimos este montoncito con la masa, enrollando el hojaldre hacia la punta del triángulo y ya reconoceréis la forma de cruasán. ¡Súper sencillo! Sólo queda colocarnos en la bandeja del horno y darles unas pinceladas de huevo o agua para que se queden brillantes.


El tiempo en el horno suelen ser 15-20 minutos a 180-210º, según indique el fabricante del hojaldre, y hasta que se hinche y dore. 


Recién hechos están ricos aunque el relleno conserva mucho tiempo el calor y hay que tener cuidado de no quemarse, pero fríos también son una delicia.... ¡Ñami!