viernes, 12 de octubre de 2012

Savarín integral de melocotón

Ayer os comentaba que desde que había visto una receta en un blog no había dejado de pensar en comer muffins... Pues bien, la receta era de muffins integrales de melocotón. La masa integral y los trocitos de fruta fresca le dan un toque muy apetecible, sobre todo en esta época otoñal. Como no tengo moldes individuales, lo que hice fue adaptarlo y preparar un savarín. Así de paso aproveché para estrenar el molde :D

Además, hoy es un día especial para mí y pensé que era apropiado preparar un postre (o desayuno) como éste... Es el día de la Hispanidad, fiesta nacional. Pero en Zaragoza es un día  especialmente importante por ser el día de la Virgen del Pilar, nuestra patrona... Y ya que no estoy allí este año me apetecía celebrarlo de algún modo, aunque por supuesto he echado de menos mirar a la calle y ver a la gente vestida de baturra, el ruido de las castañuelas y escuchar jotas de fondo. Todo con un ambiente festivo y alegre cerca de mi familia. Aunque la pena para ellos es que no podrán probar mi rico savarín :p

Ingredientes:
- 250g de harina integral de trigo
- 2 cucharaditas de levadura química (Baking powder)
- 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico (Baking soda)
- 1/2 cucharadita de sal
- 40-50g de azúcar moreno
- 2 huevos grandecillos
- 60 ml de puré de manzana (con una manzana es suficiente)
- 180g de buttermilk
- 65g de miel
- 1/2 cucharadita de esencia de vainilla
- 1 melocotón grande ligeramente maduro pero firme.


Preparación:


Ingredientes secos
Por una parte, se pone en un bol grande la harina junto con la levadura química, el bicarbonato, la sal y el azúcar.  En este punto se puede poner a precalentar el horno a 180º. Después, en otro bol más pequeño se baten a mano los huevos y se les añade el puré de manzana, la miel, el buttermilk y la esencia de vainilla.El objetivo de batirlos a mano es que la masa quede más compacta y no esponjosa (la receta original era para muffins). Batimos bien hasta que la mezcla quede homogénea. En mi caso se ven como unas manchitas, son los grumos del puré de manzana, ya que como comentaba en la receta anterior lo dejé de esta forma. 

Una vez tenemos listos "los dos boles" añadimos la mezcla líquida a la harina, poco a poco y removiendo, intentando que no se formen grumos. Lavar y pelar el melocotón para después cortarlo en trocitos pequeños que añadiremos a la mezcla. En este tiempo, además, la masa habrá reposado un poco deshaciéndose algún grumo que haya podido quedar. Lo integramos bien con suavidad, y ya estará listo para rellenar el molde. Como es una masa que subirá es importante no llenarlo hasta el borde. 
Lo horneamos sobre la bandeja del horno (si utilizáis un molde de silicona la base ha de ser dura para que el molde no pierda la forma) unos 20-30 minutos. La técnica para ver que está listo es la misma que la del bizcocho, pinchar con un palillo cuanod tenga buen color y si sale limpio es que la masa está hecha por dentro. Cuando esté listo, sacar del horno y esperar unos minutos para desmoldar, o se nos romperá el savarín. Después, dejar en una rejilla hasta que se enfríe totalmente para evitar que se humedezca la base.

El resultado es el siguiente...

Savarín de melocotón Savarín de melocotón


Como anotaciones diré que si dejáis el "puré" de manzana grumoso, esto se notará en el savarín, que contendrá estos trocitos con una textura de "masa cruda". Al menos ésa es la primera impresión que os puede dar, sobre todo si no esperáis a que se enfríe del todo (huele taaan bien recién hecho....).

Y para los que no sepan qué es el buttermilk (yo era una de ellas), es suero de leche. Lo suelen vender en LIDL y Alcampo, aunque no son productos fijos. A partir de ahora estaré atenta para cogerlo cuando aparezca en LIDL... De todas formas, se puede hacer con un poco de leche (240ml) y una cucharada de limón o vinagre de vino. Se remueve y se deja reposar 10 minutos. 




jueves, 11 de octubre de 2012

Puré de manzana

El otro día leí (y vi) una receta que tenía una pinta tremenda. Desde entonces, llevo toda la semana con ganas de comer muffins... ya os podéis imaginar sobre qué iba la receta. No os voy a contar nada más porque no quiero desvelar la que espero sea mi próxima obra culinaria.

Uno de los ingredientes que lleva es puré de manzana... Habrá quien piense que es algo muy básico (y lo es), pero la verdad es que nunca me había puesto a prepararlo. Así que ahí va la receta, para los despistados como yo.

Ingredientes:

- Manzana 
- Limón
- Opcional: Azúcar
- (Opcional: Canela, clavo...)

Preparación:

Como veis por los ingredientes, es una receta muy sencilla y por eso no he puesto cantidades. Se puede utilizar cualquier tipo de manzana, pero por lo que he leído la verde suele ser la mejor para hacer puré por su sabor más intenso.  Lo primero que hay que hacer es pelar la manzana y quitarle el corazón. Después se corta en cuadrados (yo la he cortado en trozos pequeños para machacarla mejor y que se hiciera antes) y se pone en un cazo, junto con una chorrada de limón, para evitar que se oxide y se oscurezca. Se añade un poco de agua, sin que llegue a cubrir las manzanas, se tapa y se pone a fuego medio-suave removiendo de vez en cuando. Hay que vigilar que no se consuma todo el agua y se acabe pegando la manzana al recipiente. El tiempo de cocción son unos 20-30 minutos, cuando veáis que ha cambiado de color y ya esté blandita. Los últimos minutos se puede destapar el cazo para que se evapore el agua restante y se quede sólo la manzana. Este es también un buen momento para añadir algo de azúcar si se prefiere un toque más dulzón, aunque ya sabéis que la manzana por sí misma tiene bastantes azúcares... Después, simplemente hay que hacer un puré con la masa que ha quedado. Según el uso que le vayáis a dar podéis pasarla por un pasapurés o dejarlo con una consistencia más grumosa. Lo cierto es que yo simplemente la he chafado un poco. 

Se puede utilizar para postres, para guarnición de algunas carnes como el cerdo, de relleno... Según para lo que se quiera, también se puede añadir algo de aroma en la cocción, como un par de ramas de canela, o algo de clavo. Combinan muy bien con el puré de manzana (y me encanta la canela!).


martes, 2 de octubre de 2012

Cookie Cup o taza galleta

Cuando me independicé hace unos años, una de las primeras cosas que hice fue comprar una botella de Baileys para tener en casa y poder tomar algo de vez en cuando u ofrecer a los amigos cuando vinieran.   Recuerdo que me regalaron 6 vasos de chupito hechos con chocolate y me hizo gracia, aunque realmente comerme el vaso después del Baileys no era algo que me gustara demasiado (prefiero una chocolatina de Nestlé, la verdad). 

Resulta que una idea parecida ha ganado diversos premios de Ecología, Marketing, Diseño... Es la Cookie Cup. O taza galleta, como prefiráis, pero no sé por qué siempre suena más "cool" en inglés.


Es una taza hecha de galleta y recubierta en su parte interior de una especie de azúcar glaseado que actúa de aislante, de tal manera que el café no se escurre a la par que la taza lo endulza. Y cuando lo acabas, puedes comértela. ¡2x1! Aunque seguro que también lo pagas. La verdad es que es un claro ejemplo de diseño sostenible, algo muy de moda ahora, y sobre todo un producto ecológico que evita el lavado de tazas y su ahorro, aunque también habría que saber qué conlleva la producción de esta taza galleta. 

En cualquier caso, un producto curioso que me gustaría probar. Y la verdad es que con la publicidad que han preparardo apetece....

lunes, 1 de octubre de 2012

Haferflockenplätzchen con muesli / Galletas de avena con muesli

Con la "vuelta del curso" estoy intentando volver a coger una rutina deportiva, pero la verdad es que me está costando. Con el mes de septiembre ha vuelto también el trabajo y compaginar los dos comienzos me ha costado un poquillo... ¡Pero ya lo estoy consiguiendo! Lo malo es que esta semana ha cambiado el tiempo y, con él, ha venido un resfriado. Así que todos los avances que había hecho saliendo a correr creo que van a dar unos pasitos hacia atrás... De momento hoy hace una semana de la última vez que salí a correr por el Retiro. Así que, ¿qué mejor que ponerme a preparar alguna receta energética?

Un blog de cocina que me gusta mucho, aunque ahora publica con poca frecuencia, es el de Albahaca y canela. Lo que más me gusta es que la autora tiene familia en Suiza y prepara recetas de por allí o alrededores. Y a mí me encanta esa gastronomía, así que cuando vi la receta de Haferflockenplätzchen con muesli sabía que probaría a hacerla. Ella modifica la receta de Marion Kochbuch y yo modifico la suya. ¿Al final que queda? Tres recetas muy parecidas y seguramente todas ellas bien ricas.

Ingredientes:

- 300 g de muesli variado (copos de avena, copos de centeno, copos de maíz, semillas de sésamo, pipas de girasol, semillas de amapola, pasas...) (Yo he utilizado muesli del que venden en supermercado añadiendo semillas de lino, sésamo y unas pocas pipas más)
- 1 cucharada colmada de miel
- 2 huevos M
- 50 g de azúcar moreno
- 10-15 g azúcar vainillado
- Canela
- Clavo molido

1) Colocar la mezcla de muesli en una sartén antiadherente y tostarlo un poco. Cuando empiece a soltar olor añadir la cucharada de miel e ir mezclando. Pronto la miel quedará totalmente repartida por todo el muesli. 

2) Dejar enfriar la mezcla mientras se baten los dos huevos y se añade el azúcar moreno y el vainillado. Lo he batido bien para que el azúcar se integre lo máximo posible con el huevo, y entonces añadir el muesli y las especias y remover hasta que todo quede bien mezclado.

3) Mientras se da forma  a las galletas, precalentar el horno a 210º aprox. La masa es poco compacta y pegajosa como para trabajarla con las manos, pero dos cucharas dan muy buenos resultados. Coger un poco de masa con una de ellas y chafarla con la otra, intentando darle un poco de forma y que quede compacta. Luego dejar el montoncito en la bandeja de horno con cuidado y empujando con la otra cuchara. 

4) Cuando tengáis una bandeja lista (normalmente da para hornear dos bandejas) bajar un poco la temperatura del horno, a unos 180º y meter las galletas durante 10 minutos. Cuando estén doradas sacarlas del horno y dejarlas enfriar un poco antes de pasarlas a otro recipiente, ya que si no se romperán.

Lo que más me gusta de estas galletas es el olor al prepararlas: al tostar el muesli, al mezclar con huevo batido, al hacerse al horno... ¡delicioso! El comerlas también está bien, pero no deja de ser muesli. Eso sí, son muy apañadas para desayunar o llevarlas de almuerzo al trabajo.