jueves, 5 de marzo de 2015

Quiche de acelga

La acelga es un alimento que está presente en la cesta de la compra la mayor parte del año. Sabemos que es muy buena, pero su sabor... no sé a vosotros, pero para mí no es que sea de mis preferidos. Realmente no es tanto el sabor sino la forma de comerlo, y es que me gusta separar la hoja para utilizarla en otros platos y las pencas... ¿qué hago con las pencas? Tengo que ir ideando cada vez en qué preparación meterlas. Y me alegro de deciros que este plato, la quiche de acelga, ha llegado a mi casa para quedarse :D La verdad es que queda muy rica y la combinación del sabor de la penca con el pimiento y ajo es muy buena.

A continuación la preparación, pero antes, quería compartir con vosotros un proyecto solidario deportivo en el que estoy participando. Tenéis más información aquí, pero básicamente se trata de hacer llegar agua a zonas rurales que todavía no cuentan con ello. A nosotros, que nos gusta cocinar, no nos cuesta nada abrir el grifo del agua y añadirla a la cazuela... Parece mentira que todavía hoy esto no se produzca en algunos lugares. No sólo eso, sino que el agua que ingieren no es potable y acaban apareciendo enfermedades que en algunos casos son mortales. Dentro de toda la pobreza que existe todavía hoy, los proyectos que tratan de proporcionar a los pueblos elementos que van a formar parte de sus herramientas básicas de subsistencia, me parecen muy interesantes. Por eso me animo a compartirlo con vosotros. Esta plataforma une el reto deportivo con el reto de lograr donaciones para causas como la que os acabo de explicar. Aunque no deberían ir necesariamente juntos, el deportista que quiere participar en un evento ha de difundir un proyecto solidario y recaudar fondos. No es lo más cómodo, pero la idea y el objetivo social que hay de fondo son muy buenos :)

Ahora... a la tarea:

Ingredientes
- Pencas de la acelga
- Pimiento rojo
- 2-3 dientes de ajo
- 1/2 Puerro
- Aceite, sal y pimienta

- 1 lámina de masa quebrada o brisa
- 1 bote pequeño de nata
- 2 huevos

OPCIONAL: Leche entera



Preparación

1) Se limpian las pencas y se cortan en cuadrados, repitiendo el mismo proceso con el pimiento y el puerro.

2) Se pone a calentar el aceite y se echa el ajo cortado en dados unos minutos para que suelte su aroma, reservándolos para añadir después. Se refríen los ingredientes anteriores, empezando por las pencas (que tardarán un poco más), añadiendo poco después el pimiento y el ajo, y por último se incorpora el puerro cuando esté casi listo todo lo demás. Dependerá de cómo os guste a cada uno, para mí el punto de la verdura es que esté hecha pero tiesa todavía. En este punto lo dejamos reposar y que quede a temperatura ambiente.

3) Ponemos la masa quebrada en el recipiente que vayamos a utilizar, dándole forma y dando pinchazos con un tenedor para evitar que la masa suba. La metemos en el horno que hemos puesto a precalentar unos 10 minutos antes, y dejamos unos 15 minutos, para que se vaya haciendo.

4) Se baten bien los huevos, se añade el bote de nata y se salpimenta al gusto. Después juntaremos esta masa con las verduras, y rellenaremos la quiche.

5) Se introduce la quice aprox 20 minutos en el horno hasta que la masa cuaje, a 220ºC.

¡Y ya está listo! Se deja reposar un poco y a comer.


Un truquillo es añadir un poco de leche si vemos que nos vamos a quedar cortos con la masa de nata y huevos. También se pueden poner más huevos, pero a mí particularmente me gusta esta proporción. Así, la quiche tiene más sabor al relleno que hemos elegido y no se aprecia tanto el huevo.

¿Qué os parece? Es otra forma de comer la acelga, un alimento saludable que no a todos gusta... En casa solemos dejar lo que sobra de la quiche para el desayuno/almuerzo del día siguiente, y la verdad es que alimenta que da gusto!


miércoles, 18 de febrero de 2015

Crema de borraja

Aprovechando la tortilla de borraja que hicimos el otro día con los tallos de la verdura, aproveché para hacer una crema sana y nutritiva con las hojas que había dejado. Como decía en el otro post, aunque las hojas de la borraja no se suelen aprovechar también se introducen en algunas recetas. Una típica del norte de Aragón son los crespillos, un postre dulce que se hace rebozando la hoja de la borraja. Lo descubrí hace no mucho y tengo pendiente probarlo alún día. Otra opción es hacer una crema de verduras, siempre contando con el toque de sabor que le va a dar la borraja. Esta crema la adapté del blog de Cuchiflitos

Ingredientes (2 personas):
Crema de hojas de borraja
- Hojas de borraja (se puede poner algún tallo si se quiere).
- 1 cebolla mediana.
- 4 zanahorias
- 2 puerros
- 1 patata
- 1 tomate
- 2 ajos
- Leche entera (1 chorro)
- Aceite de oliva y sal

Preparación:
1) Pelamos y cortamos las zanahorias, la cebolla, el puerro y la patata.

2) Sofreímos lo anterior en un poco de aceite, y añadimos las hojas de la borraja después de lavarlas. Las hojas que estén sucias o sean muy bastas se desechan o quedará más basta la crema. De hecho, si no vais a hacer mucha cantidad de crema, las mejores son las más interiores.

3) Añadimos agua justo para que las cubra, tapamos, añadimos el ajo y dejamos cocer durante unos 15 minutos (Según el tamaños de las verduras que hayáis cortado). Luego se destapa para que se evapore parte del agua, se añade el tomate cortado en dados y se cuece unos minutos más, dejando que quede la cantidad suficiente de agua para hacer la crema. Así aprovechamos todos los nutrientes que han quedado en el agua de la cocción.

4) Triturar con la batidora, intentando que quede una crema fina.

5) Probar y ajustar el punto de sal, si es necesario. Añadir un poco de leche y batir de nuevo. Le dará cremosidad.

Combina muy bien con huevo duro, y queda un plato más completo. Y sobre todo, si os gusta aprovechar al máximo los alimentos, este plato es ideal para comer sano a partir de una parte de la borraja que se suele desechar.

¡Espero que os guste! (<- Así me siento de cocinitas :D)




lunes, 16 de febrero de 2015

Tortilla vegetal con borraja

En mi tierra es muy típica la borraja, aunque no es tan conocida en el resto de España. Aún así, como buena embajadora de Aragón, no puedo sino cocinarla en casa. Y eso que de pequeña no me gustaba mucho y tenía que camuflarla con otros sabores. Es una planta de tallo alto, que es lo que se come principalmente, con hojas algo bastas. La forma habitual de comerla es cocida con patata, pero se puede utilizar en mil y una recetas. Por ejemplo, en tortilla, como veréis en la receta de hoy. Es muy sencilla de preparar y el toque que le da la borraja es muy bueno. Me encanta :D La idea de esta tortilla salió viendo un día el programa de Carlos Arguiñano, que preparó algo parecido: tortilla de patatas con borraja y gambas. Me apeteció algo del estilo y cambié un poquito la combinación. ¡Todo un éxito en casa!

Así tendréis una receta original, para variar de vez en cuando en la preparación de la típica tortilla de patata. Y para aquellos que no les gustan mucho las verduras, es una forma bastante más atractiva de comerlas.

Ingredientes:

- 4 huevos

- Borraja
- Champiñones
- 1 Tomate pequeño
- Cebolla
- Aceite y sal
OPCIONAL: Cambiar el tomate por pimiento rojo.


Preparación:
1) Lavar los tallos de la borraja, cortarla en trozos de 2/3 cm y cocer al vapor unos minutos, dejando que quede algo dura.

2) Mientras tanto, limpiar y cortar la cebolla y los champiñones, y sofreír. 

3) Pelar el tomate y trocearlo. Cuando estén casi hechos la cebolla y los champiñones, añadir la borraja y el tomate, y darle un par de saltos. 

4) Quitamos del fuego la sartén con los vegetales y dejamos reposar mientras preparamos los huevos y los batimos bien. 

5) Cuando estén bien batidos los huevos, salar y añadir los champiñones, borraja, cebolla y tomate (mejor si no está muy caliente), y mezclar bien. Poner una sartén al fuego con un poco de aceite de oliva y, cuando esté caliente, añadirlo a la sartén. Ya lo sabréis bien, pero coged una sartén que no se pegue!

6) Cuando se vea que ha cuajado bastante hay que darle la vuelta con ayuda de un plato llano grande, y en función de lo cuajada que os guste dejarla más o menos rato. A mí con las verduras me gusta más bien cuajada, así se nota el toque fresco que le da el tomate, que hace que no se seque la tortilla. 

¡Espero que os guste a los que os animéis a probarla! También se puede cambiar el tomate por pimiento rojo (parte importante de esta tortilla para mí es el colorido), pero a mí la combinación de borraja, champiñón y tomate me encanta. Y para comer... parte sola y parte con pan! Buenísima de ambas formas. 



sábado, 17 de enero de 2015

Empanada de col lombarda

Voy a empezar el año hablando de una iniciativa social que se lleva a cabo en Madrid. Se trata del Huerto hermana tierra, un proyecto de consumo responsable, social y ecológico. Cada vez es más frecuente encontrar páginas web en las que venden cestas de verduras y/o frutas ecológicas. En este caso es lo que venden, con el añadido de que esta huerta da trabajo a personas en riesgo de exclusión social y con dificultades para encontrar trabajo. Se les da formación y son ellos los encargados de trabajar la huerta, sembrar, recoger, preparar las cestas... y llevarlas a tu casa. ¡Qué ilusión cuando abres la puerta y te los encuentras a ellos! :D

Me parece un proyecto bonito que fomenta el desarrollo sostenible y que merece la pena apoyar. Así que había que probarlo. Ésta es la primera cesta que nos trajeron; tenía una pinta increíble, con colores vivos y un aroma a recién salido de la huerta... mmmm.

Otra de las cosas buenas de las cestas ecológicas es que traen productos de temporada. Comes variado... y a veces te encuentras con vegetales que no tienes ni idea de cómo cocinar. Es lo que me pasó con la col lombarda. Así que me tocó ponerme a investigar y acabé con algunas recetas muy ricas y sencillas, ¡como ésta! Sacada de una de las personas que también participa en el proyecto. La verdad es que ha sido un gran descubrimiento.


Ingredientes para la masa de empanada (2 personas):

- 200 g de harina.
- 1/2 vaso de agua
- 10-12 g de levadura
-Sal


Ingredientes para el relleno de la empanada:

- 250g de col lombarda
- 150g de puerros
- Piñones y pasas
- Sal, pimienta negra y comino
- Aceite
- Agua
- Un huevo (para dorar la masa)

OPCIONAL: Queso parmesano


Elaboración:

1) Diluir la levadura en un cuenco con agua tibia (es importante que no esté demasiado caliente para no matar los bichitos de la levadura). A continuación se añade la harina, se mezcla y se añade sal. Se amasa hasta que adquiera consistencia y no se pegue a la mano. En ese momento se deja reposar un rato para que haga su efecto la levadura. Mientras tanto podemos ir preparando el relleno, si no lo tenemos ya.

2) Se pican los puerros y la lombarda en juliana. Se añade el puerro a una sartén con aceite, se saltea un poco y se añade la lombarda hasta que se pochen todas las verduras. Cuando esté prácticamente hecho, se añaden los piñones, las pasas y las especias. Posteriormente añadimos un vaso de agua y un poco de sal. Dejamos que se cocine a fuego lento hasta que se evapore el agua. Cuando esté listo, reservamos y dejamos enfriar.

3) Cogemos la pelotilla de masa y la colocamos en una mesa limpia y espolvoreada con un poco de harina. Se amasa de nuevo añadiendo algo de harina si es necesario, y se corta en dos partes, una ligeramente más grande que la otra (la base de la empanada será ligeramente más grande que la tapa). Amasamos primero la base, dándole la forma que queramos y dejándola lo más fina posible (unos 3mm aprox, para que no se hagan agujeros luego) con cuidado de que no se rompa al cogerla. Cuando esté, la dejamos en la bandeja del horno tras enharinar las dos caras de la masa. Ahora sólo queda repetir el proceso con la otra mitad de masa reservada para la tapa, con cuidado de que tenga la misma forma.

4) Una vez tibio, echamos el relleno sobre la base de la empanada, dejando un borde de 1'50 cm sin relleno. No tengáis miedo de poner mucho relleno (que luego está muy bueno), aguanta bien 2 o 3 cm de alto. Es el momento de echar el queso si elegimos esta opción, ya sea rallado o en lonchas. Finalmente tapamos con la otra parte de la masa, uniendo con la base, y sellando la empanada con los dedos o con ayuda del clásico tenedor. Pintamos la parte superior de la masa con huevo ligeramente batido y horneamos durante 20 minutos a 180-200ºC, hasta que se dore.



La verdad es que la empanada es muy socorrida y se puede preparar de infinidad de rellenos. ¿De qué os gusta prepararla a vosotros?



domingo, 22 de diciembre de 2013

Canelones de espinacas y frutos secos

Últimamente me están dejando caer por casa que no me curro nada las cenas y, efectivamente, ni lo hago ni suelo tener ganas. Pero para la comida es otro cantar... al menos en fin de semana creo que me puedo esmerar un poco más y variar los típicos platos rápidos que hago entre semana. El resultado es que ayer comimos paella y hoy he preparado unos canelones muy ricos :) La receta no es originalmente mía, la he variado mínimamente, más que nada en las medidas... y en las fotos, que debería trabajarlas un poco más! Pero con la comida recién hecha y hambre me quedan pocas ganas para entretenerme en eso.

Ingredientes:
- 1 cajita de canelones
- 1 bolsa de espinacas de 600g
- 1 o 2 huevos cocidos (al gusto, para mí 1 es suficiente)
- 70-100g queso gruyere o similar
- Sal y pimienta
- Mantequilla

Para la salsa:
- Un puñado de nueces
- Un puñadín de almendras peladas
- 2 ajos
- Tomate (natural, triturado o frito)
- 1 cucharada de harina
- Leche
- Sal y pimienta

Por una parte, preparamos las espinacas según sean frescas o congeladas. Una vez que estén hechas las mezclamos con el huevo duro picado y refreímos un poco en la sartén con la mantequilla. Lo retiramos, salpimentamos y añadimos el queso rallado. Removemos bien y dejamos enfriar.

Por otro lado, habremos cocido las placas de canelones (si es necesario) y las tendremos listas para rellenar.

Para la salsa, picamos los frutos secos en un mortero para que queden picados pero con algún trocito. Lo ponemos en la sartén y refreímos un poco, añadiendo al poco los ajos también picados. Retiramos la sartén, añadimos 2 cucharadas de tomate, removiendo, y echamos una cucharada de harina. Volvemos a ponerlo al fuego, mezclamos bien y empezamos a echar leche sin dejar de remover hasta que tengamos la consistencia deseada. Líquida, para que se reparta bien por los canelones, pero con cierta densidad. Salpimentamos.

En la bandeja ponemos un poco de la salsa en el fondo y vamos colocando los canelones. Cubrimos con el resto de la salsa, repartiendo para que cubra a todos, y dejando que caiga por los laterales. Rallamos un poco más de queso por encima y gratinamos en el horno hasta que estén dorados.

La salsa les da un toque muy rico... Un truquillo es echar un poco de la salsa en el relleno de espinacas, para que quede más cremoso. Pero cuidado con no pasarse! Si no apenas se apreciará el queso.



Espero que os guste y os animéis a probarlos ;)